Un paseo por el cementerio de Poblenou 2017-05-18T10:18:29+02:00

logo_CBSA_avada3

Català
Castellano
English
Français

Un paseo por el cementerio de Poblenou

PÓRTICO DE ACCESO

pn_1

Templete de estilo neoclásico que guarda un sarcófago con elementos nobiliarios, realizado en mármol en 1850. Las interesantes inscripciones del friso —“Aquí reposan las cenizas de D. Antonio Bruguera y Martí / murió en Cádiz el 7 de agosto de 1846 a los 24 años de edad: / su esposa Dª Amelia de Vilanova de Bruguera / las hizo trasladar a este monumento que erige a su memoria” y “La muerte que todo lo destruye, no podrá borrar ¡oh sombra querida! / el recuerdo del cariño de una esposa que te idolatraba”— son una clara expresión del objetivo con el que se realizó este monumento: la exaltación de la memoria del difunto y su perpetuación en el recuerdo, sentimiento tan aprAeciado en la época romántica. Tiene una actitud nostálgica, de culto a la persona humana, a la memoria de la persona desaparecida. Dirigió la reparación del año 1907 el arquitecto Joaquim Bassegoda Amigó (1854-1938).

SEPULTURA DE LA FAMILIA NADAL

pn_3

Monumento en el que se representa, en forma de figura yacente, a Josefa García Cubera, viuda de Antoni Nadal. Nos recuerda el monumento a la princesa Czartoryski de Varsovia (1837-1844), obra de Lorenzo Bartolini. Se trata de un trabajo de gran realismo realizado en mármol, donde destaca el buen tratamiento de los pliegues de las ropas, a pesar de estar muy erosionado por el paso del tiempo. Panteón mandado erigir por sus hijas, fue reformado en 1888 por el maestro de obras Macari Planella Roura (?–1899), conservando la antigua estatua yacente. Sufrió una nueva reforma en 1896, en la que intervino el arquitecto Pelai de Miquelerena de Noriega, donde se incorpora un nuevo sarcófago obra del marmolista A. Estrada, con bronces de R. Gelabert y hermano. En 1904 fue reparado de nuevo.
El encargo de la construcción del panteón nos muestra la preocupación de las hijas de la difunta por perpetuarla en el recuerdo, así como el gran respeto que se ha mantenido hacia ella en las repetidas reformas.

MONUMENTO A LOS CAIDOS POR LA FIEBRE AMARILLA

pn_4

Monumento en recuerdo de los que perdieron la vida con motivo de la fiebre amarilla de 1821. Se encuentra en el punto de confluencia de las cuatro manzanas del depar-tamento primero, formando una pequeña plaza octogonal. El basamento está decorado con columnas y coronas de bronce, en las que figuran cuatro lápidas de mármol con inscripciones referentes a la epidemia que asoló la ciudad. Está rematado en una cruz.
La primera obra de este monumento fue proyectada por Antoni Ginesi. Posiblemente en 1865 se llevó a cabo una importante reforma, en que se sustituyeron la cruz y el panteón de las víctimas que formaba el punto central del primitivo cementerio por un panteón y una cruz de mármol, más rico y elegante del que había. Pero los documentos indican que, entre el año 1894 y 1895, se derribó el antiguo de mampostería, proyectado en la época de la creación del cementerio por Antoni Ginesi, y se levantó otro siguiendo el modelo anterior pero más alto de zócalo, creado por el arquitecto municipal Leandre Albareda Petit (1852-1912), que proyectó y dirigió las obras del cementerio de Montjuïc. Lo construyó Antoni Mora Bordas en piedra de Montjuïc de segunda clase, conocida como “blancacha”.

SEPULTURA DE ANTONIO BRUGUERA

pn_5

Templet d’estil neoclàssic que guarda un sarcòfag amb elements nobiliaris, realitzat en marbre l’any 1850. Les interessants inscripcions del fris: “Aquí reposan las cenizas de D. Antonio Bruguera y Martí / murió en Cádiz el 7 de agosto de 1846 a los 24 años de edad: / su esposa Dª Amelia de Vilanova de Bruguera / las hizo trasladar en este monumento que erige a su memoria”. “La muerte que todo lo destruye, no podrá borrar ¡oh sombra querida! / el recuerdo del cariño de una esposa que te idolatraba”, són una clara expressió de l’objectiu amb que es va realitzar aquest monument: l’exaltació de la memòria del difunt i la seva perpetuïtat en el record, sentiment tan apreciat a l’època romàntica. Té una actitud nostàlgica, de culte a la persona humana, a la memòria de la persona desapareguda. En dirigí la reparació de l’any 1907 l’arquitecte Joaquim Bassegoda Amigó (1854-1938).

EL SANTET

pn_6

“El Santet”. nº 138, nicho interior central. Inscripción: “Propiedad funeraria de Francisco Canals / Francisco Canals Ambrós fallecido a los 22 años y 2 meses / +27 julio 1899”.
La devoción al Santet se inicia el año de su muerte. Los devotos del Santet creen que Francesc Canals, tan caritativo en vida, continúa ayudando a aquellos que lo necesitan, intercediendo por ellos ahora ante Dios.
En agradecimiento a los favores que reciben, los devotos han construido un altar improvisado, llevándole las mismas ofrendas que los hombres y las mujeres antiguos hacían a los dioses: exvotos, lámparas, cirios, imágenes.

SEPULTURA FAMILIA DALÍ

Sepultura Familia Dalí

La familia de Salvador Dalí, uno de los principales representantes del surrealismo, estuvo muy ligada con la ciudad de Barcelona. El abuelo, Dalí y Viñas, originario de Cadaqués, decidió emigrar a Barcelona en el año 1881 con toda la familia para buscar un futuro mejor para sus hijos. Fue entre las ciudades de Barcelona y Figueres donde las familias Dalí y Domènech hicieron sus raíces familiares. La sepultura fue propiedad original de Galo Dalí, como se puede observar en la inscripción de la parte izquierda de la lápida.

Salvador Dalí murió en el año 1989 en su ciudad natal, Figueres, y fue enterrado en la cripta de su casa, el actual Teatro-Museo Salvador Dalí.

LA CAPILLA

pn_8

Sobre un importante basamento decorado con elementos neogóticos, se levanta una cruz monumental de mármol gris, obra de Marsili, en cuya parte central destaca un medallón con el rostro de Cristo; en los extremos de los brazos de la cruz hay ángeles, y en la parte inferior, trabajos de bronce de gran calidad con ornamentos vegetales flores de adormidera y dragones. Sarcófago de bronce por la parte anterior, con interesantes cenefas, tiradores y barandilla de hierro rodeándolo. Es obra del reconocido arquitecto Josep Vilaseca Casanovas (1848-1910), importante representante del premodernismo catalán y además buen dibujante y acuarelista, como lo demuestra el bonito proyecto de este panteón realizado en 1880 y acabado en 1884. Entre otros muchos trabajos, fue el autor del conocido Arco de Triunfo, inaugurado con motivo de la Exposición Universal de Barcelona de 1888.
La capilla se encuentra al final de la vía principal, cerrando el departamento I, y fue proyectada por Antonio Ginesi en el año 1818. Es una obra neoclásica precedida y rodeada por un pórtico sostenido por columnas y enlosado de mármol. La fachada está rematada por uno doble frontón que incorpora elementos simbólicos egipcios, inéditos en la tradición clásica grecolatina: en el centro, el ouroboros – serpiente que se muerde la cola – símbolo de eternidad. Sobreimpresa en el arquitrabe aparece la inscripción: Defunctorium quiets et solatio sacrum.
La capilla contenía los restos mortales de Bonaventura Carles Aribau, de Antoni Campmany i de Antonio Ginesi. En uno de los lados del altar se observa la inscripción “Reconstruida 1939”, año en que se realizó una importante remodelación.

PANTEÓN DISEÑADO POR EL ARQUITECTO JOAN NOLLA

pn_10

Sobre un importante basamento se levanta una columna adornada con elementos clásicos y decorada con motivos florales. En la parte superior resalta la figura de Cristo resucitado con el símbolo de la cruz y una placa en la mano con una inscripción que el paso del tiempo ha borrado. Además, en la parte anterior hay un ángel que sostiene con una mano la trompeta del Juicio Final, mientras con la otra señala hacia el cielo. Destacamos el tratamiento naturalista que los escultores dieron a los vestidos de las figuras. La reja que rodea el panteón está decorada con pebeteros y ramos de flores de adormidera, símbolo del sueño eterno. Es una de las obras más monumentales del cementerio, realizada por el arquitecto Joan Nolla en 1861. Dos años después, en 1863 se le incorporaron las esculturas del taller de los hermanos Vallmitjana, fecha en que ya habían realizado las figuras alegóricas de la fachada del Banco de Barcelona, trabajos que, por su prestigio, solían realizar escultores italianos.

PANTEÓN MODERNISTA DAE ENRIC SAGNIER

pn_11

Panteón modernista del año 1907 que representa un nuevo estilo en el cementerio de Poblenou, contrastando con la mayoría de las obras que lo rodean. Proyecto y dirección fueron del arquitecto Enric Sagnier Vilavecchia (1858-1931), autor de obras tan conocidas como el templo del Tibidabo y numerosas casas burguesas del Eixam-ple. Con un presupuesto de 20.000 pesetas, los trabajos se acabaron en octubre de 1908. El arquitecto utilizó, como en otras obras del cementerio de Montjuïc, un frontis escalonado y un obelisco coronado por una cruz “patada”. Fijémonos en la gran calidad del mármol, en el arco apuntado que forma la puerta de la cripta y en los minuciosos trabajos ornamentales de formas vegetales, mejor conservados en la parte posterior del monumento. Las cruces “patadas” se repiten en relieve en los extremos laterales.

PANTEÓ CONSTRUÏT PER PERE BASSEGODA MATEU

pn_14

Panteón construido en torno al año 1880 por el maestro de obras Pere Bassegoda Mateu (1817-1908). Ocupa una superficie importante: de fachada muy ancha. Destaca el grupo escultórico que se encuentra en la parte central y algo desplazado hacia el interior. Trabajo del escultor genovés Fabiani (1835-1914), representa a un ángel que se lleva a una figura femenina, el alma del difunto. Este modelo del mismo escultor se reproduce en distintos cementerios italianos. Es un ejemplo la tumba Pargaglioni de Génova del año 1884. Es interesante el trabajo ornamental, con figuras cruciformes y flores de adormidera, de la barandilla de hierro que rodea todo el perímetro

PANTEÓN DE JOSEP ANSELM CLAVÉ CAMPS

pn_18

Panteón del músico, poeta y político Josep Anselm Clavé Camps (1824-1874). Monumento proyectado en 1874 por el arquitecto Josep Vilaseca Casanovas. El busto es obra del escultor Manuel Fuxà Leal (1850-1927), autor de numerosos monumentos públicos de Barcelona, director de la Lonja y presidente de la Junta de Museos de Barcelona. Fue erigido por suscripción popular e inaugurado en 1876.
Los mismos profesionales, en 1888 y también por suscripción, realizaron el monumento que se encuentra actualmente en el paseo de Sant Joan. La barandilla de hierro decorada con las cuatro barras fue creada por el arquitecto, historiador y político Lluís Domènech Montaner (1850-1923), quien, con motivo de la Exposición Universal de Barcelona de 1888, construyó las primeras obras que le hicieron popular, así como el Palau de la Música (1905-1908) y el Hospital de Sant Pau (1902-1912).
Con la remodelación efectuada por el marmolista Roberto Passani entre 1948 y 1950, se cambió la base de la escultura y ésta se realizó en bronce. Clavé fue amigo de Valentí Almirall, que se encuentra en el nicho preferente nº 36 de este mismo departamento, así como de Narcís Monturiol, que se encontraba en el nicho nº 586, en el interior de la isla 1ª, departamento 1º.

PANTEÓN CONSTRUIDO POR EL ARQUITECTO MARIANO DE THÓS DE BOFARULL

pn_21

Panteón que ocupa una superficie sobre la que ya se había edificado anteriormente; una capilla inacabada con cripta, que fue retrocedida al ayuntamiento en 1904, rea-lizando su propietario una permuta con el cementerio de Montjuïc, que había despertado tantas expectativas.
El panteón actual fue proyectado por el arquitecto Mariano de Thós de Bofarull en 1907 y es uno de los escasos ejemplos modernistas de este cementerio, estilo tanA característico en aquellos años en la nueva necrópolis. Destaca un ángel femenino de grandes alas desplegadas que vela la tumba y, con expresión serena, sostiene una palma, símbolo del triunfo de la vida eterna sobre la muerte.
Detrás del ángel se encuentra un gran basamento con columnas de mármol rosado a los lados, con inscripciones de tipología modernista. Dentro de un frontón triangular —poco aparente— hay un ángel que señala un libro con los diez mandamientos de la ley de Dios. A los lados, hay dos ángeles con gesto de recogimiento, que llevan una cruz y un ancla, atributos de la Fe y la Esperanza.

PANTEÓN CONSTRUIDO POR LOS MARMOLISTAS DE ANDRÉS ANGLADA

pn_24

Panteón espectacularmente rico mandado construir en mármol de Carrara por los marmolistas de Andrés Angla-da Calzada en 1866. La prensa de la época lo destaca entre los que se encuentran aislados, haciendo alusión a la gran calidad de sus materiales, siendo el de mayor valor en aquel momento (costó 60.000 escudos). Se trata de un templete ecléctico que acoge la imagen de la Religión, acompañada de cuatro figuras simbólicas de tamaño natural a su alrededor. En este panteón se nos hace evidente que, en el momento de su realización, las personas ocupaban un lugar entre losA muertos de acuerdo con el nivel que habían tenido en el mundo de los vivos.

CRUZ CÉLTICA

pn_29

Cruz monumental de influencia céltica, edificada sobre terreno que había sido fosa común. Decorada con relieves de líneas entrelazadas, elementos vegetales y una cruz en el centroA. Fue proyectada en 1887 por Leandre Albareda Petit (1852-1912), arquitecto del cementerio de Montjuïc. La obra, realizada en piedra calcárea de Gerona, fue construida por José Palmada Ricart con un presupuesto de 20.999 pesetas, en 1888.

EL BESO DE LA MUERTE

pn_30

El conocido grupo de mármol “El petó de la mort fue proyectado por el marmolista Jaume Barba en 1930. Esta sorprendente obra es una de las más conocidas de este cementerio; representa la crudeza de la muerte bajo la forma de un esqueleto alado, que transfiere el alma de un joven al más allá con el signo del beso. El tema está glosado con unos versAos de mosén Cinto: “Mas su corazón juvenil no puede más; / en sus venas la sangre se detiene y hiela / y el aliento perdido con la fe se abraza / sintiéndose caer de la muerte al beso”.

SEPULTURA FAMILIA PICASSO

Sepultura familia Picasso

En esta sepultura está enterrada la familia del conocido pintor Pablo Ruíz Picasso. Nacido en Málaga en el año 1881, solo con 14 años se instaló con su familia en Barcelona, a raíz del trabajo de su padre José Ruíz Blasco, el cual era profesor de pintura. Fue en la ciudad condal donde Picasso cursó buena parte de sus estudios de pintura, concretamente en la “Escola de la Llotja”, y aconteció un pintor destacado alrededor del mundo por ser uno de los creadores del cubismo.

Picasso murió en el año 1973 a Mogins, Francia, y sus restos descansan en los jardines del castillo de Vauvenargues.