La Escuela Sant Josep- Teresianas de Gracia contempla la visita en el cementerio de Montjuïc como una salida habitual dentro de su agenda escolar.

El patrimonio funerario es un reflejo de la historia de la ciudad, y sus alumnos pudieron trasladarse a finales del siglo XVIII gracias a la Colección de Carrozas Fúnebres, un patrimonio único en Europa. Las carrozas permiten hacer un viaje a lo largo de los siglos XIX y XX y explicar la vida en sociedad de la época, analizar la evolución de Barcelona y hablar de personajes ilustres de la ciudad.

Posteriormente, los alumnos hicieron un itinerario por las zonas monumentales del cementerio, el museo al aire libre con más concentración de arte de Barcelona. Para acabar, el Fosar de la Pedrera, un espacio de memoria a las víctimas del fascismo después de la Guerra Civi española, invita a que los alumnos reflexionen sobre uno de los episodios más oscuros de nuestra historia.