Esta mñana la «Escola de la Dona» ha llevado a sus usuarios al cementerio de Montjuïc, donde han podido contemplar la Colección de Carrozas Fúnebres y la parte monumental del cementerio. Además, la visita ha finalizado en el Fossar de la Pedrera, un espacio que desde el año 1985 hay un memorial a las víctimas del fascismo una vez acabada la Guerra Civil española y la sepultura de Lluís Companys.

Entre todos hemos recordado especialmente a dos mujeres que destacaron por suobra benefactora en Barcelona, Roser Segimon y Dorotea de Chopitea. Las dos comentadas en la Colección de Carrozas Fúnebres, juntamente con el Coche de Respeto, el cual utilizavan las viudas en los entierros y que sirve para tratar el complicado papel que tenían las mujeres cuando enviudaban.